Construcción vial: Innovación constante

Son muchas las alternativas para construir una buena vía, que dure por muchos años y sirva a su propósito económico y social de transportar con seguridad personas y mercancías.

Pero su aplicación depende de más conocimiento, y la actualización constante es un elemento formador para los que trabajan con la construcción vial.

Porque si hay una verdad respecto este sector, es que está acostumbrado a inventar soluciones muy rápidamente, a veces para problemas que ni siquiera se presentaron totalmente.

El hablar de obra vial siempre trae a la memoria el llamado tren de pavimentación, lo que consiste en el conjunto de máquinas – en ajustada secuencia – para recibir el asfalto de un camión, distribuirlo en forma correcta por el suelo y compactarlo, dejando la pista buena para uso vehicular.

En el corazón de este conjunto, sin duda están las vibroacabadoras, o simplemente pavimentadoras, que son las máquinas responsables por dar formato de vía al asfalto bruto.

Novedades importantes en vibroacabadoras llegaron al mercado de América Latina hace poco tiempo. Una de ellas es la VDA 400 MAX, de la marca Bomag Marini. Con silo de asfalto capaz de recibir hasta 11 toneladas simultáneas y mesa de pavimentación de hasta 4,55 metros a través de un opcional de extendido mecánico, el equipo de Bomag Marini tiene una novedade interesante, el Dual Concept.

Se trata de la posibilidad de cambiar el sistema de tracción de orugas por ruedas, sin necesidad de llevar el equipo a un taller. En general, las ruedas le dan más manobrabilidad a las vibroacabadoras, lo que en proyectos específicos puede representar una versatilidad interesante de la máquina.

La sueca Volvo Construction Equipment sigue su tradición de ofrecer productos para la construcción vial, y para América Latina recientemente introdujo su vibroacabadora P4820D ABG, el que tiene anchos de pavimentación variables entre 2,5 y 6,5 metros.

Su principal característica es la tercera versión del sistema de gestión de pavimentación EPM. De acuerdo con Volvo, el EPM3 mejora las capacidades de control de la obra vial en tiempo real.

Los datos técnicos de la pavimentación son enviados a tres pantallas simultáneamente, en donde cualquiera de los operadores de comando puede tomar una decisión correctiva en caso de necesidad, por ejemplo, si ocurre una irregularidad de la superficie asfaltada.

Lo más interesante de esta versión del EPM, en tanto, es que Volvo lo ha puesto para memorizar las obras, de manera que cuando la máquina vuelve a trabajar en obra semejante el sistema lo tiene más “aprendido”. El resultado es que progresivamente un modelo de la P4820D ABG se va haciendo más versátil, rápida y productiva.

Compactación

La necesidad de compactar y sellar el pavimento tiene muchísimas alternativas de solución en el mercado. Una de ellas está recientemente introducida por la marca Dynapac.

Su nuevo modelo de rodillo compactador de mediano porte y dos tambores metálicos es el CC 1300. El modelo tiene las características necesarias para trabajar en obras urbanas y nocturnas, dado que emite poco ruido y su vibración es suave.

Otro punto innovador del CC 1300 de Dynapac es que se puede reemplazar uno de los tambores metálicos por conjunto de cuatro neumáticos, haciendo que la compactación sea aún más eficiente.

Por otra parte, si se elige trabajar con los dos cilindros, el equipo permite vibrar solo uno o los dos tambores simultáneamente.

Recuperación vial

En todos los contextos latinoamericanos, se hace presente el tema de la vía rota, que por razón de tiempo de uso, falta de mantenimiento o mala construcción, llega al estado de deterioración. Reciclarlas es siempre una buena opción, y para esto el Grupo Wirten tiene un portafolio completo de máquinas de reciclado caliente y frío.

Más usado por sus beneficios económicos y ambientales, el método de reciclado a frío utiliza un tipo de recicladora especial, de las cuales la marca alemana ha lanzado un nuevo modelo, el W 380 CRi. El funcionamiento de este equipo se hace en conjunto con otras máquinas.

Primero, un vehículo cargado con material aglutinante (en general asfalto espumado) viene sobre la vía, conectado a la recicladora. Ésta tiene un tambor de fresado por debajo, que retira la capa asfáltica rota. Los restos de asfalto no son desaprovechados; se meten adentro de la recicladora, en donde se mezclan con el aglutinante. La nueva mezcla funciona como un asfalto reciclado, listo para repavimentar la vía. Luego, la recicladora envía este nuevo material hacia la tolva de una pavimentadora que viene por atrás. Lo que sigue es pavimentación convencional, con posterior compactación.

El beneficio de este método es sumamente significativo: el material agregado no demanda calor porque ya está seco, ahorrando hasta 12 litros de diésel por tonelada; el transporte de nuevo material disminuye en hasta un 90% porque todo está ya en la misma vía; no deberá a ver sobras de material, lo que reduce en hasta un 100% el desperdicio de insumos; finalmente, el agente aglutinante puede estar reducido en hasta un 50%, dado que el asfalto anterior contiene betumen.

El Grupo Wirtgen es mundialmente famoso por sus equipos de fresado. También recientemente lanzaron una novedad menos visible, pero de igual importancia, en esta división. Se trata de un nuevo formato de herramienta de corte para los rotores de fresado.

Las Wirtgen Compact Carbide (WCC) son un diseño nuevo y más resistente pata las herramientas de corte, destinado a aplicaciones en suelos y subsuelos cohesivos y entremezclados con piedras grandes. Las nuevas herramientas no sustituyen las tradicionales, que son más que suficiente para capas superficiales de pavimento roto. Pero las complementan con más capacidad de corte, lo que les hace más aplicables justo en recuperaciones y reciclado de pavimentos y suelos.

Pavimento rígido

Aunque poco utilizado en América Latina en proporción al método de capa asfáltica, el pavimento rígido construido con hormigón de cemento Portland es la alternativa ideal para un gran número de aplicaciones. Y de eso depende el elegirlo.

Por ejemplo, una carretera concesionada puede tener toda su extensión de rodaje en asfalto, pero será recomendable que en los recintos de cobre del peaje se utilice el hormigón. Por una razón sencilla: muchos camiones y autos en velocidad casi cero, y frecuentemente en fila, son una carga mucho más pesada sobre el suelo. Un pavimento flexible (asfalto) sentirá la sobrecarga y podrá ceder. Un pavimento rígido lo aguantará.

Es así que de a poco la necesidad de considerar la opción rígida va ganando espacio entre la ingeniería vial latinoamericana. No son pocas las ocasiones en donde la rigidez sea la adecuada opción.

Entre los proveedores de equipos que producen pavimento rígido por el método de encofrado deslizante, la estadounidense GOMACO seguramente destaca. Su nueva oferta mundial es la pavimentadora de alto rendimiento GP4, que puede alcanzar anchos de hasta 12,2 metros, gracias a su sistema de telescopización inteligente del bastidor, que por ser controlado por el sistema G+, no abre ni más ni menos que lo necesario para el ancho deseado del proyecto.

El equipo tiene una innovación importante en lo que es su posicionamiento (crucial para pavimentación en concreto): brazos pivotantes permiten que las patas se coloquen exactamente donde tienen que estar, y las orugas son controladas igualmente por el sistema G+. Como resultado de estos controles de posición y movimiento, la GP4 puede moldear pavimentos en curvas cerradas, o en cercanía de barreras o cunetas, lo que le hace una máquina versátil y productiva para trabajos de construcción de vías en concreto.

Desde el año pasado, Caterpillar de Brasil tomó la decisión de proveer la línea completa de equipos para construcción vial en toda América Latina. El portafolio incluye equipos fabricados en la tradicional unidad de Piracicaba, interior del estado de São Paulo, y modelos importados. Lo que importa, en tanto, es que la pavimentación de las carreteras en la región puede contar con sus completas soluciones, del preparo de suelo al reciclado de una vía decomisada.

Para la compactación de suelos son seis modelos, con cilindros lisos y pata de cabra, y pesos operacionales de 7 a 21 toneladas métricas. Para la pavimentación, Caterpillar cuenta con equipos de 4 a 21 toneladas y anchos de asfaltado de entre 50 centímetros a 10 metros. La compactación de asfalto incluye una inmensa variedad de modelos, entre los ultracompactos utilitarios, los de duplo cilindro, los combinados (cilindro + neumáticos) y los neumáticos para finalización de la capa asfáltica.

Para trabajos de recuperación vial, el portafolio Caterpillar incluye fresadoras y recicladoras de asfalto. De fresadoras son ocho modelos variando entre 21 y 37,5 toneladas y distintos anchos de rotor. El reciclado y estabilización de pavimentos tiene de parte de CAT los modelos RM300 y RM500B, las que pueden atingir hasta 50 centímetros de profundidad superficie abajo, para una posterior recuperación total del pavimento roto.

“Nuestro objetivo es que los clientes tengan todo a partir de un solo fabricante, por medio de una amplia red de distribución”, dice el responsable de Caterpillar por equipos viales para Brasil, Paraguay y Uruguay, Paulo Roese.

Pedro Diaz Ballester
Acerca del Autor
Lic. Pedro J. Diaz Ballester, con unos 40 años de experiencia en el ámbito de las comunicaciones especializadas, ampliamente relacionado a los sectores de la Construccion y los Bienes Raices, organizador también de las primeras y principales Expos y Ferias Internacionales de la industria de la construcción y bienes raices en la R.D.

Leave a Reply

*