Materiales de construcción anti-covid, evitan la propagación del virus

0
41

La pandemia ha hecho que se ponga el foco en la salud y la higiene, también en la arquitectura y en los materiales constructivos
«Ahora mismo un edificio puede tener más impacto en la salud que tu médico», asegura Gala Fombella, especialista en edificación sostenible
¿Puede un material de construcción, unas cortinas o una pintura evitar la propagación del covid-19? Diferentes empresas llevan años innovando para hacerlo realidad. «Esos materiales ya existían antes de la pandemia, pero no se valoraban. Solo se tenía en cuenta el precio, la utilidad y la estética, ahora, la salud se ha vuelto prioritaria», asegura Rita Barata, de PMMT arquitectura, especializados en construcciones sanitarias. «Los edificios saludables eran el futuro, ahora son el presente», añade Jordi Cuenca, experto en diseño hotelero en Verum.

El virus lo ha cambiado todo, también la arquitectura y la construcción. La nueva normalidad demanda aplicar materiales que protejan a las personas, el aire, y el entorno. En espacios púbicos, hospitales, oficinas… pero también en viviendas.

Pintura contra el virus
Hemos estado casi tres meses aislados en nuestros hogares. Muchas personas han vivido, sufrido y superado el coronavirus encerrados en sus habitaciones. Hay quien acaba de infectarse y quien lo hará en el futuro. Para enfrentarse a esta amenaza existen pinturas capaces de eliminar un 99,9% de las bacterias que anidan en las superficies, transformando paredes y techos en un purificador de aire.

¿Cómo funcionan? «Por la luz, ocurre lo mismo que en las tormentas, tras las descargas eléctricas el aire queda más limpio, pues esta pintura responde igual», explica María Marín, de Airlite, una marca de pintura capaz de descontaminar el aire.

«Por el efecto de la luz y la humedad del ambiente, esta pintura gracias a la composición de minerales que lleva, y a través de un catalizador, que es otro mineral, genera unos iones que oxidan la capa lipídica de las bacterias, rompe sus paredes celulares y las destruye», añade.

«No es magia, que es lo que a la gente le parece, es pura química química», subraya Marín. Además, la pintura tiene un doble efecto sobre los microorganismos al generar un entorno alcalino que impide que vivan y aniden en las superficies a las que se ha dado esta pintura».

Pagar más por un aire limpio de covid
Ya es una realidad, en EE.UU. las más importantes cadenas hoteleras como Hilton, Marriot, Sheraton, etc están cobrando un 10% más por noche en habitaciones que incluyen tecnología de mejora de calidad del aire.

Una de las más punteras es Activ Air, que consiste en unas placas de yeso laminado con cartón a doble cara de origen natural capaces de limpiar el aire. «Lo que hace este yeso es captar los formaldehidos (compuestos químicos simples producidos por cualquier forma de vida) y los transforma en compuestos inertes», avanza Cristian Marcos, de Saint-Gobain Placo, líderes en fabricación de este tipo de materiales. «Acaba con ellos».

Un máster en física y química va a hacernos falta para entender las nuevas fórmulas constructivas frente a la pandemia. «Todo parece tan nuevo que asusta, pero es simple tecnología al servicio de la salud».

Fachadas e interiores impermeables a la pandemia
No son ciencia ficción. Se trata de materiales en los que virus, bacterias o productos químicos no pueden penetrar. Es el caso de Hi-Macs un material de construcción para fachadas e interiores 70% piedra y 30% resina. «Yo digo 100% creatividad porque además es completamente impermeable a cualquier tipo de virus», explica Oscar Zarzoso, de LG Hausys, especialistas en la aplicación de la tecnología a los materiales de construcción.

Se trata de productos antibacterianos, es decir, «resistentes a todos los desinfectantes que se utilizan para la limpieza, especialmente al amonio cuaternario y al hipoclorito de sodio, tan eficaces en la lucha contra el covid», indica. «Este material no se altera lo más mínimo tras la utilización de cualquiera de estos antisépticos, ni siquiera cambia lo más mínimo cuando se utilizan rayos ultravioleta en la desinfección, que es la última tecnología», aclara Zarzoso.

Ya han utilizado este material higiénico en varios proyectos previos a la covid, en el interior del hospital Niño Jesús de Madrid, o en la UCI pediátrica del Hospital Clinic de Barcelona. «Durante esta crisis sanitaria se ha hablado mucho sobre la empatía y el bienestar de los pacientes, es un valor esencial a tener en cuenta ahora», asegura. «Hay que hotelizar los hospitales y hospitalizar los hoteles», apostilla Jordi Cuenca. «Ese es el nuevo concepto que todos tenemos que interiorizar».

Cortinas post-covid
Les hablamos de cortinas fabricadas con tejidos libres de sustancias nocivas para la salud y que además inhiben la actividad bacteriana. «El polyscreen es uno de esos tejidos porque impide practicamente al 100% la proliferación de cualquier microorganismo nocivo», apunta Jorge Iglesias, de Bandalux. «Es muy fácil de desinfectar con agua y jabón y no se daña ni la textura ni el color. Además al tener el poro cerrado evita que aniden bacterias».

Algunas empresas se han tenido que adecuar a las nuevas necesidades del mercado lanzando productos específicos para la era post-covid. «En nuestro caso cortinas enrollables de PVC altamente transparentes que sirven de pantallas protectoras en hoteles o tiendas, también mamparas descolgables o separadores para puestos de oficina», cuenta Iglesias.

Interiorismo y arquitectura en tiempos del coronavirus
En resumen, «la arquitectura deberá tener más presente las condiciones de seguridad sanitaria», incide Gala Fombella, de GBCE, la principal organización de edificación sostenible en nuestro país.

«La pandemia global que ha azotado a medio mundo ha puesto la salud en primer plano. Los edificios tienen que evolucionar y adaptarse a la situación en la que nos encontramos», añade. «Ahora todos somos mucho más conscientes del edificio en el que estamos. Si nos hubieran dicho que íbamos a pasar más de dos meses metidos en nuestra casa sin salir igual no habíamos elegido esa casa para vivir…», apunta. «De vuelta a la normalidad a la oficina, a los centros comerciales… ya no miramos igual a los edificios. Nos estamos convirtiendo en una especie de ‘inspectores’. Los observamos preguntándonos que está haciendo este lugar por haciendo por mi salud?».

Dejar respuesta