Crecimiento del sector inmobiliario y previsiones para 2021

Escrito el 06 Ene 2021
Comment: Off
Las empresas dominicanas dedicadas a la vivienda se encuentran en un período de cambios. Unos cambios que, bien analizados, suponen una oportunidad si emprendemos las acciones apropiadas. Entre estas, tienen especial protagonismo las encaminadas a su digitalización.

Estando en la etapa final del año, ha llegado el momento de mirar más allá y de contemplar cómo será la situación del sector en 2021. Algo que vendrá marcado esencialmente por la tendencia experimentada hasta ahora, a la que hay que añadirle los factores propios de la actual coyuntura.

El crecimiento del sector inmobiliario dominicano
A primeros de este año, las cifras del sector inmobiliario dominicano eran de lo más esperanzadoras de cara al resto del 2020. Esto lo demuestran datos como los ofrecidos por la Presidenta de la Asociación de Empresas Inmobiliarias (AEI), Claudia Castillo. Entre estos, podemos destacar:

Una tendencia ascendente del mercado inmobiliario.
Los principales impulsores de este crecimiento fueron los apartamentos para inversión, las residencias turísticas y las viviendas de bajo costo.
Los créditos bancarios para viviendas habían crecido más de RD$6,800 millones, según el Banco Central de la República.
En 2019, el aporte del sector inmobiliario al Producto Interior Bruto (PIB) nacional fue del 10.6%.
La actividad inmobiliaria fue la que más aportó a esta subida del PIB dominicano en los últimos dos años.
El Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) del Banco Central de la República ofreció en enero un crecimiento interanual del 4.7%.
Entre las actividades económicas que más aportaron estaban las actividades inmobiliarias y de construcción.
Iniciativas estatales para el fomento de las actividades inmobiliarias
Esta situación tan favorable del sector inmobiliario en la República Dominicana tiene diversos causantes. Entre ellos, destacamos las iniciativas que han tomado las instituciones públicas en favor de la adquisición de viviendas.

Por una parte, podemos destacar la Ley 189-11 para el desarrollo del mercado hipotecario y el fideicomiso en la República Dominicana. Según su segundo artículo, sus objetivos principales son:

Artículo 2.- Objeto de la ley. La presente ley tiene por objeto crear las figuras jurídicas necesarias y fortalecer las existentes, para poder desarrollar el mercado hipotecario dominicano, canalizando recursos de ahorro voluntario u obligatorio, para el financiamiento a largo plazo a la vivienda y a la construcción en general, profundizando el mercado de capitales con la ampliación de alternativas para los inversionistas institucionales y fomentando el uso de instrumentos de deuda que faciliten dicha canalización, lo que, unido a la creación de incentivos especiales, aportes del Estado y economías de procesos, sirvan para promover proyectos habitacionales, especialmente los de bajo costo, así como fomentar el ahorro para la adquisición de viviendas por la población, a fin de mitigar el importante déficit habitacional en la República Dominicana.

Además, también destacamos el Bono ITBIS o de Viviendas de Bajo Costo, que constituye el 8% del valor de la vivienda para las familias que se van a hacer con su primer hogar. De esta forma, se compensa el Impuesto sobre Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios.

También merece la pena destacar los fideicomisos para la construcción de viviendas de bajo costo. Con ellos, los proyectos pueden exonerarse del pago de ciertos impuestos.

Por último, entre las ayudas del Estado para la adquisición de una primera vivienda de bajo costo, tenemos el Bono Tierra. Con éste, el comprador quedará libre de pagar la fracción del precio de la vivienda correspondiente al terreno sobre el que se ubica.

Perspectivas para el sector inmobiliario de la República Dominicana en 2021
Volviendo a las reflexiones de la máxima responsable de la Asociación de Empresas Inmobiliarias, esta propone un escenario más que probable para el sector inmobiliario post crisis sanitaria.

Según comenta, la actual coyuntura supondrá sólo un paréntesis para la tendencia favorable del mundo de la vivienda en la República Dominicana. Entre los motivos que sustentan esta previsión, están:

La cercanía con Estado Unidos y Canadá, grandes impulsores económicos.
La Ley de Inversión Extranjera, que favorece hacer negocios en el territorio nacional por parte de empresas de otros países, con la consecuente minimización del riesgo.
Con el confinamiento, muchas familias se han dado cuenta de que necesitan más espacio para vivir.
Además, se remarca la importancia que tendrá la transformación digital para el sector. Entre estas acciones de digitalización, tenemos:

Planos en formato electrónico.
Visitas virtuales a las viviendas.
Gestión documental digitalizada.
La firma digital para las inmobiliarias de 2021
Dentro del nuevo paradigma que supone la nueva normalidad para las inmobiliarias, la firma electrónica es un elemento fundamental. Esta es aplicable en múltiples circunstancias dentro de la actividad rutinaria de estos negocios. Entre ellas, podemos destacar:

Promesa y contrato de compraventa.
Pago de los impuestos relacionados, como los de transferencia y registro.
Solicitud de ayudas y bonos al Estado.
Inscripción de la compraventa en el Registro de Títulos.
Expedición del Certificado de Título.
Investigación en el Registro de Títulos.
Comprobación por parte de agrimensores.
Inspección de las mejoras en un inmueble.
Materialización de los trámites internos en las agencias inmobiliarias.
En conclusión, el sector inmobiliario dominicano espera una vuelta a la tendencia favorable mostrada hasta la crisis sanitaria. Eso sí, para conseguirlo, se hace clave la adopción de soluciones digitales.

Entre ellas, se encuentran las de firma electrónica y autenticación, fundamentales para la gestión de todos los documentos implicados, tanto con clientes, como con otros negocios y con los organismos públicos.

Avatar
Acerca del Autor