ARTICULO: La resolución de necesidades en las ciudades con videovigilancia inteligente

0
27

Ciudad de México, marzo de 2021.- La crisis social de la actual pandemia ha modificado la vida cotidiana en casi todos los núcleos urbanos del mundo. Estos cambios están transformando y revolucionando la forma de pensar, diseñar y habitar las ciudades. Sin embargo, pensar en el futuro es hablar de acciones y estrategias que deben ser replanteadas desde ya, pues existe en la población una necesidad imperante de buscar alternativas que ayuden a potenciar la salud e integridad de las personas para mitigar los riesgos sanitarios.

Bajo esa perspectiva, acelerar el desarrollo tecnológico es una de las primeras propuestas que las urbes están implementando para atender las necesidades poblacionales. Según proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas para el año 2050, el 66% de la población mundial habitará en ciudades, lo que incentiva a los gobiernos e instituciones a integrar soluciones que permitan mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Por otro lado, “la incertidumbre sobre los estragos del Covid-19 y sus evoluciones, han hecho fundamental la necesidad de generar confianza en el ciudadano hacia las estrategias de sanidad impuestas por los gobiernos, y es aquí donde las tecnologías de video están jugando un papel importante”, afirmó Luis Ortega, Director General de Connect Advance.

Bajo este esquema, la videovigilancia inteligente se ha posicionado como una piedra angular en las estrategias de seguridad para las ciudades hacia 2021. Si bien es cierto esta tecnología ya era utilizada para garantizar la seguridad física y prevenir los delitos, hoy se está adaptando para robustecer la seguridad sanitaria y ayudar a las ciudades a ser más resilientes. Este nuevo enfoque en la vigilancia ha sido la clave para que la población pueda retornar a sus actividades de forma segura.

Luis Ortega, Director General de Connect Advance, afirma que un ejemplo se refiere a la planificación urbana de las ciudades para permitir un distanciamiento social, ya que hay muchas zonas urbanas repletas de vehículos, congestionamiento y poco espacio para el peatón, por ello los riesgos son inminentes. Hoy la videovigilancia se ha adaptado para ayudar a las autoridades a gestionar la movilidad y garantizar el distanciamiento.

“Las cámaras con altavoces integrados permiten enviar mensajes de alerta cuando detectan que los ciudadanos no cumplen con una distancia predefinida, a su vez, ayudan a identificar zonas de mayor afluencia de personas o automóviles para generar estrategias de movilidad que brinden a los habitantes la garantía para transitar de forma segura”, asegura el experto.

Otro aspecto clave es la utilización de la tecnología de video para detectar el correcto uso de cubrebocas o mascarillas; actualmente esta medida de seguridad es el punto de partida para evitar riesgos y las cámaras con análisis inteligente están ayudando a detectar su uso.

Al respecto, Alejandro Aguirre, National Sales Manager en México & CCA para Axis Communications en Latinoamérica señala que los altavoces conectados a la red de seguridad de las ciudades pueden ser de utilidad para que las cámaras envíen una señal de alerta y se transmita un mensaje de prevención y disuasión, con el fin de recordar a las personas el uso obligatorio y correcto del tapabocas.

“Las cámaras de video están capacitadas para hacer un análisis del rostro de las personas e identificar a quienes no portan la mascarilla, de esta forma, la solución puede hacer una doble función enviando un mensaje de alerta a través de los altavoces y a su vez, dar aviso al personal encargado de que esta medida sea cumplida, lo que aporta un beneficio clave al cumplimiento de los protocolos de sanidad”.

Por otro lado, la pandemia está exacerbando los desafíos geopolíticos y sociales en curso, la crisis del cambio climático recobró en 2021 gran relevancia para las organizaciones mundiales, por ejemplo, en el Informe Global de Riesgos (2021), publicado por el Foro Económico Mundial, se afirma que se necesitan enfoques más innovadores y colaborativos para la resiliencia en las ciudades y ayudar a disminuir los impactos que el virus está dejando en el cambio climático.

Este año es la antesala para la reintegración de las ciudades y con esto, los efectos del cambio climático son una necesidad a resolver. Alejandro Aguirre apunta que “la vigilancia en las ciudades ya ha permitido monitorear los cambios en el clima, la contaminación, y los niveles de ruido, pues están diseñadas para que resulte más fácil supervisar los datos más importantes para las ciudades. Estas soluciones generan alertas instantáneas que permiten analizar cada situación y tomar medidas inmediatas. Además, permiten utilizar la información histórica y en tiempo real para investigar las causas y los efectos a corto y largo plazo.”

Una de las grandes ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías para garantizar el bienestar de los ciudadanos, es la mejora en la distribución de seguridad y atención al delito. Hoy en día existen cámaras que pueden facilitar muchas de las tareas, que, en conjunto con analíticas de video, permiten la identificación de rostros, matrículas y seguimiento a casos delictivos de manera eficiente. También ofrecen la posibilidad de maximizar la visión en condiciones de poca luz, vigilar áreas restringidas de manera automatizada, además de una fácil integración con otras soluciones como el audio en red.

“Si bien es cierto que cada ciudad es diferente y tiene necesidades de ingeniería y control distintas, la amplia gama de soluciones en el mercado tiene una respuesta a todos los retos de seguridad y eficiencia operativa, además, la gran versatilidad de las soluciones de video, permite su aplicación en diferentes sectores, pues generan un cambio paulatino con muchos beneficios para el desarrollo y la resiliencia en las ciudades”, comentó Luis Ortega, Director General de Connect Advance.

A partir de 2020 se ha mostrado un despliegue sin precedentes de iniciativas inherentes al uso de tecnologías como la videovigilancia para desarrollar las actividades cotidianas, sin embargo, el reto principal está enfocado en cómo acercar más al ciudadano al dinamismo que una ciudad exige. Por ello es importante que las estrategias de mejora en las ciudades contemplen llevarlas a una nueva etapa. Las áreas más importantes en esta tarea son la optimización de la seguridad sanitaria, la agilización de la movilidad urbana, los impactos medioambientales y la seguridad de las personas. Ante este panorama, la videovigilancia en red en conjunto con análisis inteligente se ha posicionado como un nuevo paradigma con el fin de convertir a las urbes en ciudades preparadas para adaptarse a los desafíos.

Acerca de Connect Advance

En Connect Advance damos una solución integral en sistemas de seguridad, automatización, control y comunicaciones de alto desempeño, con servicios de diseño, planeación, supervisión y ejecución tecnológica para distintos perfiles de Empresas Públicas y Privadas e instituciones de Gobierno.