La Guía práctica de Solunión para negociar condiciones pago

0
268

República Dominicana, 2024. Entre los diversos obstáculos que pueden surgir para los empresarios, según ha detectado Solunión, hay uno en particular que puede poner en peligro de manera permanente a la empresa: la negociación de las condiciones de pago con los clientes. Este puede convertirse en un desafío complicado, ya que encontrar la solución adecuada sin comprometer tu estabilidad financiera o el acuerdo alcanzado puede resultar difícil. Realizar un análisis sólido de la situación de tu cliente, respaldado por los mecanismos de cobertura adecuados, te permitirá hallar el punto óptimo en esta ecuación.


A continuación, te presentamos seis consejos que debes considerar al enfrentar este desafío en tu empresa.

  1. Antes de negociar las condiciones de pago verifica tu situación financiera.

Autorizar un crédito comercial a tu cliente implica aprobar la postergación de un flujo de efectivo en tus finanzas, incluso después de que la factura haya sido firmada y el intercambio comercial se haya materializado. Por lo tanto, es crucial verificar que tu situación financiera lo permita antes de proceder. Estos son los puntos importantes que hay que tener en cuenta:


   – Conoce tu situación de tesorería.

   – Realiza un análisis profundo de tu capital circulante.

   – Verifica la existencia de reservas financieras sólidas.

  1. Estima la solvencia de tus clientes.

 
Es fundamental analizar la posición financiera de tu cliente y llevar a cabo una evaluación de su historial crediticio, antes de entrar en negociaciones sobre los términos de pago de las facturas. Esta medida te permitirá entender su capacidad para cumplir con los pagos de manera puntual. Estos serían algunos de los pasos a seguir:

   – Examina los estados financieros de tus clientes.

   – Realiza comprobaciones de crédito.

   – Obtén informes de crédito y evalúa la puntuación de estabilidad financiera.

  1. Busca las condiciones de pago más favorables para tu empresa durante las negociaciones.

Es posible considerar factores adicionales que sean más objetivos y no estén vinculados al ámbito financiero al evaluar la solidez de tu cliente o al negociar condiciones de pago apropiadas. Evalúa elementos no financieros, como el tamaño del cliente y la vida útil de la mercancía.

  1. Determina las principales condiciones de pago de las facturas:


Las cláusulas fundamentales de tu contrato, como el costo, volumen, entrega, método de pago y fecha constituyen las condiciones de venta y deben expresarse de manera precisa:

   – Detalla términos básicos en el contrato: coste, volumen, entrega, forma de pago y fecha.

   – Explora la opción de líneas de crédito, descuentos por pago anticipado y rebajas por pagos a tiempo.

  1. Cómo garantizar el pago puntual.

Existen diversas estrategias que puedes poner en marcha para asegurar el pago en tiempo y forma:

   – Factura lo antes posible y solicita acuse de recibo.

   – Realiza seguimientos cercanos antes del vencimiento.

   – Actúa con rapidez y firmeza ante retrasos.

   – Considera penalizaciones e intereses por impagos.

   – Explora opciones como pagos parciales o depósitos.

  1. La relación a largo plazo con el cliente.

Detrás de los elementos técnicos y financieros en la negociación de las condiciones de pago, se encuentra una estrategia comercial más amplia. Reflexiona sobre qué tipo de relación a largo plazo deseas construir con tu cliente.

   – Reconoce y recompensa a clientes leales.

   – Sé firme, pero procura mantener una buena relación en casos de impago para establecer asociaciones duraderas.

La clave para mantener acuerdos comerciales robustos, reside en un conocimiento profundo de las finanzas propias y del cliente, y una estrategia de pagos definida, clara y conocida por las dos partes. Junto con un seguro de Crédito, podrás controlar la situación financiera y gestionar a largo plazo tu cartera de clientes.

Sobre Solunion:

Ofrecemos soluciones y servicios de seguro de Crédito y de Caución y servicios asociados a la gestión del riesgo comercial para compañías de España y Latinoamérica. Somos una joint venture constituida en 2013 y participada al 50/50 por dos grandes aseguradoras, MAPFRE y Allianz Trade. Ponemos al servicio de nuestros clientes una red internacional de vigilancia de riesgos desde la que analizamos la estabilidad financiera de más de 80 millones de empresas. Con una extensa red de distribución, respondemos a las necesidades de compañías de todos los tamaños en un amplio rango de sectores industriales. www.solunion.com 

Advertencia:

Algunas de las afirmaciones contenidas en el presente documento pueden tener la naturaleza de meras expectativas o previsiones basadas en opiniones o puntos de vista actuales de la Dirección de la Compañía. Estas afirmaciones implican una serie de riesgos e incertidumbres, tanto conocidos como desconocidos, que podrían provocar diferencias importantes entre los resultados, actuaciones o acontecimientos reales y aquellos a los que explícita o implícitamente este documento se refiere. El carácter meramente provisional de las afirmaciones que aquí se contienen puede derivarse tanto de la propia naturaleza de la información como del contexto en el que se realizan.  En este sentido, las construcciones del tipo “puede”, “podrá”, “debería”, “se espera”, “pretende”, “anticipa”, “se cree”, “se estima”, “se prevé”, “potencial” o “continúa” y otras similares, constituyen la expresión de expectativas futuras o de meras previsiones.

Los resultados, actuaciones o acontecimientos reales pueden diferir materialmente de aquellos reflejados en este documento, debido, entre otras causas a (i) la coyuntura económica general; (ii) el desarrollo de los mercados financieros y, en especial, de los mercados emergentes, de su volatilidad, de su liquidez y de crisis de crédito; (iii) la frecuencia e intensidad de los siniestros asegurados; (iv) la tasa de conservación de negocio; (v) niveles de morosidad; (vi) la evolución de los tipos de interés; (vii) los tipos de cambio, en especial el tipo de cambio Euro-Dólar; (viii) la competencia; (ix) los cambios legislativos y regulatorios, incluyendo los referentes a la convergencia monetaria y la Unión Monetaria Europea; (x) los cambios en la política de los bancos centrales y/o de los gobiernos extranjeros; (xi) el impacto de adquisiciones, incluyendo las integraciones; (xii) las operaciones de reorganización y (xiii) los factores generales que incidan sobre la competencia, ya sean a nivel local, regional, nacional y/o global. Muchos de estos factores tienen mayor probabilidad de ocurrir o pueden ser de carácter más pronunciado, en caso de actos terroristas.

Dejar respuesta